Página 1 - SuperCable - Talento por SuperCable Nro.27

Versión de HTML Básico

FÉMINAS ABSTRACTAS
ABIGAÍL VALERA
CUMPLE 35 AÑOSTRABAJANDO ARDUAMENTE POR UNA CARRERA EN LA ESCULTURA VENEZOLANA. HOY, TODA SU TRAYECTORIA SE PUEDE
APRECIAR EN LA SALA DE EXPOSICIONES DEL CENTRO CULTURAL B.O.D. EN UNA ESPECIE DE SÍNTESIS DONDE LA REINA ES LA FIGURA DE LA MUJER
Scarle M. García S.
por
Año 3 | No 27
@SuperCableVen SuperCable-Venezuela
D I Á L O G O
T
La abstracción de sus mujeres no roza
ni por un milímetro la caricatura. Sus
cuerpos femeninos voluptuosos y a
veces un tanto multitudinarios se
apropian de la Sala de Exposiciones
del Centro Cultural B.O.D. Desde sus
obras de finales de los 70 hasta la
actualidad se agrupan aquí, bajo el
contraste de la monocromía en la
muestra
Abigaíl Valera
,
35 años de
creación 1979-2014
.
La serie
Reflejos Cotidianos
,
1982
,
recibe al visitante, junto a damas
volando, esperando, en cama, sentadas,
expresivas, erguidas, como si todas fue-
ran hermanas de la Venus precolombina,
pero con personalidad propia, claro
está. A lo largo de los tres laberinticos
pisos que componen el espacio se
puede apreciar un desarrollo coherente
de la escultura. A medida que se recorre
la exhibición a su lado –qué mejor guía
que el propio autor de aquellos
volúmenes– confiesa que renunció a
todo por aventurarse a hacer arte.
Sin formarse en una academia y con
un conocimiento muy general del
oficio empezó a tallar después de
conocer a la ceramista María Victoria
Babi Crespo (con quien se casó) y al
japonés Hiroshi Kawagiri. Con ellos
aprendió muchas técnicas para el
modelado utilitario con terracota, pero
su aprendizaje fue muy autodidacta y
se dio cuenta, con la investigación, que
para lo que él quería lograr requería de
la fundición del bronce, con episodios
transitorios de arcilla, hierro, madera y
aluminio, que asegura le dan otra
lectura a su obra.
La figura femenina y las multitudes
(con siluetas masculinas y ambiguas
también) están bajo el mismo concepto,
sin embargo con los años se fue
quedando con las musas en trabajos
individuales. “Trato de que siempre se
muevan, que se vean livianas y no sea
un monotonía”, explica el fundador de
la Asociación Nacional de Jóvenes
Escultores. Aunque no define etapas
limitadas de su creación, pues
considera que una y otra vez vuelve a
tomar temas, para él una época muy
importante de su trayectoria son las
series de la década de los noventa
Todos estamos colgados
y
Las
viajeras
. Por esos años, Valera interna-
cionalizó su carrera porque sus obras
fueron muy valoradas en exposiciones
en El Salvador, Miami, Londres, Nueva
York. Además, en 1997, diseña el trofeo
que otorga la Fundación Time for
Peace de Nueva York, por invitación de
Marion y Robert Einbeck. Este galardón
es entregado anualmente a reconocidas
personalidades culturales.
Mujeres por doquier
También en esta muestra se pueden
observar obras nuevas hechas
especialmente para la ocasión como
Mujer abrazando un sueño
, 2012-
2014;
Maja despierta
, 2012-2014; o
Entre nubes
, 2012-2014. Lo cierto es
que entre extremidades muy delgadas
y largas, tronco, pecho, rostro y cabezas
de menor tamaño y caderas ensancha-
das, el ganador del II Salón Nacional de
Escultura de Pequeño y Mediano
Formato (Valencia, Estado Carabobo,
1976) revela: “Hago una distorsión de la
figura femenina, pero ya es algo estético
que tiene que ver con el volumen”.
A Abigaíl Valera, la escultura lo hace
sentir vivo y pasa sus días dedicado a
la faena que eligió sin titubear. “A
veces paso cuatro o cinco días corridos
trabajando y luego me aboco a otras
cosas, pero siempre investigando y
pensando en el trabajo que tengo en el
taller. Aunque, esto no es convulsivo”,
aclara.
Por eso, esta exposición fue un sueño
para él porque es una iniciativa institu-
cional y sus obras llenaron la sala
rápidamente cuando empezó el montaje
curado por María Luz Cardenas,
recuerda. “Todo es un proceso artesanal
y a veces pasan dos o tres meses para
ver la figura terminada y me impresionó
mucho tener muchas de mis creaciones
aquí reunidas como mi propia vida
y mi propio camino. Es una gran
satisfacción”. Más aún cuando sabemos
lo complejo, exigente y lento que puede
llegar a ser este oficio enfocado en el
bronce. Próximamente, llevará su trabajo
a una galería en Madrid, pero confiesa
que le agradaría tener más obras
públicas que formen parte del ornamento
de la ciudad para el disfrute de los
habitantes.
En el catálogo de
Abigaíl Valera
,
35
años de creación 1979-2014
, la cura-
dora asevera que “el artista elabora su
propio canon de la desproporción. El
tema se concentra en la figura de la
mujer, en la representación orgánica
del inagotable cuerpo de mujer, en su
inserción y actitudes sociales, en sus
fantasías y sueños”.
Son esculturas desafiantes y con un
sello. Todo, gracias a los pequeños
detalles como el vuelo de las faldas y
las cabelleras de esas damas de metal.
“Siempre me he interesado en lo leve
de las piezas, que se sienta que no pesan,
aunque son sólidos de 100 kilos de
densidad”, dice quien la Fundación
Chacao honró con la publicación del
libro
Abigaíl Varela
.
Escultor
, en el
año 2000. En su hablar hay sentido del
humor y esa característica suya se
plasma de la misma manera en sus
piezas: desde
La chismosa II
, 1995;
Las marujas
, 2007 (así se le llama a
las chismosas en España); pasando
por el estilizado
Felino
, 1998; la
Viajera
y baúl
, 2012-2014 y hasta la
Mujer
con cama
, 2004. Entre pequeño,
mediano y gran formato se completan
las –aproximadamente– 90 obras de la
exposición que se mantendrá abierta
hasta junio próximo, de martes a
domingo, de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. en
la sala de exposiciones del Centro
Cultural B.O.D.
Obra Las Chismosas
T