Página 2 - SuperCable - Talento por SuperCable Nro.26

Versión de HTML Básico

I N G E N I O
2
A M A N O A L Z A D A
por | Año 3 | No 26
T
T
Bárbaro Rivas fue un petareño de alma y corazón. El pasado 12
de marzo se cumplieron 47 años de su partida. La pintura en
murales y lienzos fueron sus mayores desahogos. Rivas fue el
primer artista ingenuo, o como algunos dicen, el gran maestro
de la figuración venezolana reconocido dentro y fuera del país.
Al nacer el 4 de diciembre de 1983 fue entregado para su
crianza a un honorable matrimonio de Petare, ya que su madre
no podía costear los gastos de cinco hijos. Esta familia le
inculcó la fe católica. Nunca pudo asistir a la escuela, pero su
curiosidad por el arte siempre estuvo presente en cualquier
trabajo en el que se desempeñara. Bien sea como albañil,
mandadero, pintor de brocha gorda o constructor de grutas
para vírgenes y cruces de cementerio, esos oficios le dieron la
práctica necesaria para revelar su talento.
Dos sucesos extraordinarios marcaron los tempranos años de
su vida: el terremoto de 1900 y el paso del Cometa Halley en
1910, los cuales se vieron más tarde reflejados frecuentemente
en sus trabajos. Pasajes bíblicos, festividades cristianas y ritos
estuvieron en su obra desde 1925, cuando descubrió la pintura
y realizó sus primeros murales para fachadas y zaguanes de
Petare. En 1937 estableció su vivienda y taller en una casa
situada a un costado de la iglesia del Calvario de esa misma
localidad. En 1949 el crítico Francisco Da Antonio identificó sus
primeras obras, presentadas luego por primera vez en una
colectiva, junto a las de otros pintores ingenuos, en el Bar
Sorpresa, de Petare, en 1954. Dos años después expuso en el
Scarle M. García S.
EL PINTOR INGENUO
Presidente
AHMAD LEE KHAMSI
Gerente de Comunicaciones
LENNYS SUBERO
Consejo Editorial
CAROLINA LANAO
MARIELA DOMÍNGUEZ
JUAN NORIEGA
HERNAN ROJAS
SLAVA ZAMBRANO
José Rafael Briceño
dice que es el único maestro de oratoria de la Organización Miss
Venezuela, que ha admitido serlo públicamente. Siendo también profesor universitario,
asesor comunicacional, comediante y creador y conductor del programa
Que se Vayan
Todos
, al aire por La Mega 107.3 FM, su pasión está claramente en la voz y la expresión.
Sus primeros pasos para lograr ser quién es hoy en las tablas fueron con el grupo de
teatro de la Universidad Católica Andrés Bello, donde estuvo
veinte años y llegó a ser director de la agrupación. Sus
conocimientos de las artes escénicas lo hacen soltar una
aclaratoria: “teatro no es
stand up comedy
. Ese tipo de
comedia utiliza muchos recursos teatrales, pero el teatro
tiene una función artística donde el trabajo del autor y
del director va dirigido a un compromiso con el texto, con
la propuesta, con una visión del mundo y en cierto sentido
con la audiencia. Mientras que en el
stand up
, el compromiso
es en primer lugar con el entretenimiento de la audiencia. Si la
gente no se ríe, fracasaste”.
El satírico Profesor Briceño afirma que su comedia es confesional porque está basada en
observaciones y reflexiones propias. Él cree que no hay nada más efectivo que la
honestidad al exponer sus experiencias, por tanto en el público tiene un poder
comunicacional que no tiene un guión inventado. La necesidad de gritarle al mundo
todos los sucesos –que a veces forman parte del absurdo– cotidianos en un país como
Venezuela da fuerza a su manera de hacer comedia. “Hoy en día si el comediante escribe
su propio material tiene una ventaja competitiva muy difícil de superar”, explica.
Asimismo, comparte la tesis de García Márquez que sostiene que al escribir
sobre la realidad –casi fantástica– lo difícil es hacer creíble lo que ocurre.
Por eso empieza su show
Briceño lo Cuenta Todo
así: “Esto es una
anécdota. Me encantaría haber inventado esto. Me encantaría tener el
poder de imaginación para haber inventado esto, pero no. Simplemente, me
ocurrió y así lo voy a comentar y qué bueno que mi miseria les da risa”.
Su estímulo son sus vivencias de los últimos tres años, incluída la
incapacidad de los hombres para ser padres, el uso particular de las palabras
en los venezolanos, los mensajes ocultos en las canciones infantiles o
productos que él quisiera crear.
Contra todo pronóstico no se mete con las misses esta pieza como en
Los Hijos
del Ocio
(donde acompaña a Led Varela, José Rafael Guzmán en escena). Allí,
usa su experiencia con las jóvenes modelos para exponer su descontento
con las frases prefabricadas, que adjudica a que “somos una cultura
melodramática, amante de las telenovelas, en donde en las sinopsis de la vida lo
mágico-religioso abunda y es natural que todos las utilicemos, cuando en realidad
son muletas mentales”, sentencia.
Briceño asegura que para
Briceño lo Cuenta Todo
no consideró necesario
el tema porque tiene una gran preocupación porque la gente sepa que él es
más que el profesor de las misses y que tiene una vida que va mucho más
allá de eso.
Siguen de pie
Los shows de
stand up comedy
se han convertido en algo
regular en la noche caraqueña. Sitios como La Quinta Bar,
Moulin Rouge y Teatro Bar le abrieron las puertas a esta
forma de entretenimiento que ahora es un fenómeno.
Briceño piensa que no hay que dar tanto crédito a
los comediantes, sino a las personas que generaron
los circuitos, como George Harris y Carlos Sicilia. Ellos
lograron conseguir los espacios y que la gente supiera
que semanalmente habría un show, además de que en
esos lugares se pulen las rutinas.
Lo interesante es que en Venezuela ya incluso se puede hablar de géneros
dentro del
stand up comedy
, perfectamente diferenciables para el público. Desde lo
observacional-vivencial de Bobby Comedia o Jean Mary Curró hasta los ácidos José
Rafael Guzmán, Led Valera y el Profesor Briceño. Sin embargo, él se sale de ese grupo
pues asume que trabaja más hacia la ira, hacia lo intelectual y destaca: “
Ser
standupero
no es ser ocurrente, eso es sólo un mínimo requisito para esta
disciplina que requiere tanta dedicación”.
Para el humorista, el programa
Stand Up Sin Fronteras
de
Comedy
Central
ayudó a que el público viera un abanico de la producción
nacional. Uno de los desafíos de esta experiencia era pensar en material
que fuera para toda América Latina. Briceño confiesa que para algunos
de sus colegas fue difícil porque muchos se dieron cuenta de cuán local
era lo que estaban haciendo. El aprendizaje lo plasmaron en que hay
que pensar en universalizar los guiones mucho más.
Antes de que se acabe el primer semestre del año, el Profesor
Briceño espera reponer su obra
Querida Psicótica
. Este monólogo
fue estrenado hace siete años y trata el drama de la pareja en todos
sus ángulos. Mientras tanto en mayo
Briceño lo Cuenta Todo
estará
en el Teatro Trasnocho.
Redacción
ANDRÉS MALDONADO
SCARLE M. GARCÍA S.
Ilustración
EDUARDO GRÜBER F. / 2727 DISEÑOS
Diseño y Diagramación
MARIA MERCEDES RIVAS
CAROLINA ODREMAN
Directora de Mercadeo
MARIELA DOMÍNGUEZ
DE PROFESOR UNIVERSITARIO PASO A SER EL MORDAZ Y MEDIÁTICO PROFESOR DE ORATORIA DE LA ORGANIZACIÓN MISS VENEZUELA. ADEMÁS,
JOSÉ RAFAEL
BRICEÑO
COMBINA PERFECTAMENTE SU VOZ Y SU AGUDEZA EN LAS TABLAS CUANDO FRENTE A UN MICRÓFONO REVELA SUS MISERIAS
RISAS CON INTELIGENCIA
Museo de Bellas Artes y meses después sus obras fueron
incluidas en la colectiva enviada a la Bienal de Sao Paulo en
representación de Venezuela, obteniendo una mención
honorífica. Da Antonio opinó sobre las temáticas que tocaban
las piezas del artista que trataban de “expresar vivencias por
medio de un vocabulario de imágenes realistas que contradice
las leyes del naturalismo”.
Rivas obtuvo dos veces el Premio Arístides Rojas del Salón
Oficial de Arte Venezolano (1956 y 1960). En ese mismo
concurso, en 1963, ganó el Premio Federico Brandt. En esos
años, la creación del pintor ingenuo estuvo centrada en los
autorretratos, representaciones de personajes sagrados, los
paisajes circunvecinos, las tradiciones y hechos cotidianos que
se transformaron en testimonios llenos de color sobre cartón
piedra, masonita, visopán, entre otros materiales. Por su
esencia, Bárbaro Rivas y Armando Reverón son considerados
como los grandes visionarios y padres de la Modernidad en
Venezuela.
En 1993, la Galería de Arte Nacional realizó una exhibición con
motivo del centenario de su nacimiento. Bárbaro Rivas, en
definitiva, es la muestra de que la pintura se siente y se expresa,
muchas veces, sin estudio previo. Sin embargo, la falta de un
trabajo estable y la afición al alcohol lo llevó a un triste
desenlace en la indigencia. Su herencia de los artesanos
coloniales se refleja en las paredes que tocó con su profundo
sentir cronista.
SG
Una publicación de
SuperCable ALK Internacional S.A.
R.I.F.: J-30034945-4
Atención al Cliente
Caracas: (58-212) 205.55.55
Fax: (58-212) 205.55.50
Suscripciones: (58-212) 205.56.56
Correo electrónico:
atencionalclientecaracas@supercable.com
Talento por SuperCable
es una publicación
de entretenimiento de circulación
mensual exclusiva para suscriptores de
SuperCable
/ Directamente distribuida /
Todos los derechos reservados / Depósito
legal: pp201101DC1476