Página 5 - Revista Entertainment - Noviembre 2015

Versión de HTML Básico

ESPECIAL
5
PELÍCULA DEL MES
cerebro de las acciones criminales. Su gran
aliado y mano derecha es su hijo mayor Alejandro
(protagonizado por un sobresaliente Peter Lanzani),
quien además es una figura importante del rugby y
jugador del famoso equipo Los Pumas. Entre ambos
se teje un nexo afectivo, familiar y criminal.
Alejandro identifica a los posibles candidatos a
secuestrar y se vale de su celebridad para no
levantar sospechas.
El clan
sigue con atención la conducta de ese grupo
familiar y expone la cotidianidad en esa casa de San
Isidro, por la vía de dos dimensiones. Por una parte
define el hogar de los Puccio, como el de cualquier
otra familia, y por la otra expresa el espacio macabro
donde sufren sus víctimas, prisioneras en el sótano
de la casa hasta que sus familiares pagaban el
rescate. Pero luego venía lo peor.
Trapero narra con detalle la planificación y la
ejecución de los secuestros y su logística, pero
pone el énfasis dramático en la relación de
Arquímedes y Alejandro como polos opuestos pero
afines sobre los cuales se fundamenta una conducta
patológica y criminal. Como trasfondo aparece la
noción de la normalidad y la apariencia de lo correcto
como instrumento para esconder una realidad
espantosa. No en balde el filme hace referencias
directas al gobierno dictatorial de Leopoldo Galtieri,
quien desató la fracasada guerra de Las Malvinas
en 1982 en un afán patriotero para esconder la
severa crisis económica y la desaparición y el
asesinato de miles de argentinos.
Las actuaciones (sobre todo de Francella y Lanzani),
el guión del propio Trapero, la fotografía de Julián
Apezteguia y la dirección artística de Sebastián
Orgambide conforman la expresión de una época
cruel protagonizada por una hipocresía generalizada
que va más allá de lo familiar y se convierte en la
vergüenza de los ciudadanos más lúcidos de un
país en plena dictadura militar.
Crímenes muy familiares
Alfonso Molina
EL CLAN
ARGENTINA Y ESPAÑA, 2015
DIRECCIÓN Y GUIÓN:
PABLO TRAPERO
PRODUCCIÓN:
HUGOSIGMAN,PEDROALMODÓVAR,
AGUSTÍN ALMODÓVAR, ESTHER GARCÍA, MATÍAS
MOSTEIRÍN Y AXEL KUSCHEVATZKY
FOTOGRAFÍA:
JULIÁN APEZTEGUIA
MONTAJE:
PABLOTRAPEROYALEJANDROCARRILLO
PENOVI
DIRECCIÓN DE ARTE:
SEBASTIÁN ORGAMBIDE
MÚSICA:
SEBASTIÁN ESCOFET
ELENCO:
GUILLERMO FRANCELLA, PETER LANZANI,
INÉS POPOVICH, GASTÓN COCCHIARALE, GISELLE
MOTTA, FRANCO MASINI, ANTONIA BENGOECHEA,
GABO CORREA
El año pasado
Relatos salvajes
, de Damián Szifron,
fue la película argentina más aplaudida en el mundo.
Fue producida mayoritariamente por el porteño
Hugo Sigman, psiquiatra, exitoso empresario y
desde hace algunos años productor de cine, con el
apoyo de los españoles Pedro Almodóvar, Agustín
Almodóvar y Esther García. Esa coproducción
argentina-española fue un auténtico éxito de crítica
y taquilla. En 2015 el mismo equipo de producción
estrenó en el país sureño
El clan
, de Pablo Trapero,
y vendió más que 500 mil entradas en su primer fin
de semana. Acaba de ganar el Oso de Plata al mejor
director en el Festival de Venecia y es la postulada
por su país para el Oscar 2016 como filme en lengua
no inglesa. ¿Por qué este impacto? En primer lugar,
porque se fundamenta en el célebre caso policial
del Clan Puccio, que conmovió a la sociedad
argentina a comienzos de los años ochenta.
Realizador de
Mundo grúa
(1999),
El bonaerense
(2002),
Leonera
(2008),
Carancho
(2010) y
Elefante
blanco
(2012), Trapero se ha convertido en una de
las figuras más sobresalientes de ese nuevo cine
argentino surgido en los años noventa. Sus
películas son realistas, de claro tono social y
abordan personajes de la vida común en situaciones
límites. Muchos dicen que
El bonaerense
es su
mejor película. Yo me inclino por
Elefante blanco
,
obra compleja que involucra la injusticia que impera
en nuestros países con las vocaciones de servicio
de dos sacerdotes. Ahora
El clan
se ha convertido
en su herramienta de consagración internacional.
No todo es lo que parece. Detrás de la pulcra
imagen de los Puccio, familia muy respetada del
tradicional barrio de San Isidro, se esconde un
perverso grupo humano dedicado a secuestrar y
asesinar con sorprendente sangre fría. El patriarca
es Arquímedes Puccio (interpretado de forma
extraordinaria por Guillermo Francella), verdadero