Página 5 - Revista Entertainment Mayo 2015

Versión de HTML Básico

ESPECIAL
5
PELÍCULA DEL MES
En busca del ausente
El cine del argentino Daniel Burman se define como una indagación de la afectividad
de sus personajes en situaciones insólitas bajo dos condiciones: pertenecer a la
cultura porteña y profesar la fe judía. Esta definición la confirman sus trece
largometrajes, especialmente
El abrazo partido
(2003) y
Derecho de familia
(2006).
Su actor fetiche es Daniel Hendler, su alter ego cinematográfico, en la medida que
sus películas son muy íntimas, casi narradas en primera persona. En su nuevo filme
El misterio de la felicidad
(2013) se aleja un poco de esas dos condiciones, cambia
de intérprete y centra su trama en el hallazgo de los secretos de la vida que se
ocultan en las relaciones de los seres humanos.
La historia se delimita muy rápido. Santiago y Eugenio, además de muy buenos
amigos, son socios en una tienda de electrodomésticos por más de treinta años. Se
conocen, se entienden, se complementan, se quieren, se necesitan. Pero un día
Eugenio desaparece sin dejar rastro. Nadie sabe dónde está. Santiago comprende la
gravedad del asunto cuando Laura, la esposa de Eugenio, desesperada y herida, le da
la noticia. Ambos comienzan a buscarlo pero, tras una serie de incidentes que van de
la comedia al drama, se dan cuenta de que no quieren encontrarlo. Así como tampoco
Eugenio quiere ser hallado. El análisis de los conceptos de fidelidad y traición les lleva
a la conclusión de que por encima de los pactos establecidos están los sueños.
El misterio de la felicidad es una comedia dramática urbana, cotidiana, realista, con
notable influencia del neoyorquinoWoody Allen y del italiano Nanni Moretti. Marca un
Alfonso Molina
EL MISTERIO DE LA FELICIDAD
, ARGENTINA, 2013
DIRECCIÓN:
DANIEL BURMAN
GUION:
DANIEL BURMAN Y SERGIO DUBCOVSKY
PRODUCCIÓN:
TIM BEVAN, ERIC FELLNER Y KRIS THYKIER
FOTOGRAFÍA:
DANIEL ORTEGA
MÚSICA:
NICOLÁS COTA
ELENCO:
GUILLERMO FRANCELLA, INÉS ESTÉVEZ, ALEJANDRO AWADA, SERGIO
BORIS, MARÍA FIORENTINO, FABIÁN ARENILLAS, SILVINA ESCUDERO, CLAUDIA
OHANA
giro en la filmografía de Burman que desplaza la trama hacia un campo más indefinido
pero al mismo tiempo más certero. No se trata de un conflicto entre padre e hijo que
hay en
El abrazo partido
o
Derecho de familia
o la confrontación fraterna en
Dos
hermanos
(2010) o las peripecias de un matrimonio cuando sus hijos crecen y se
marchan en
El nido vacío
(2008) sino de la complejidad de los vínculos emocionales
que se pueden romper en unmomento dado o se pueden levantar en una determinada
circunstancia. Santiago y Laura apenas se conocen, a pesar de que entre ambos ha
existido Eugenio, el socio y el esposo.
Sobre los hombros interpretativos de Guillermo Francella e Inés Estévez descansa el
peso dramático de esta obra reflexiva que va más allá de las cadenas familiares e
ignora aquellas crisis de identidad judía de las otras películas de Burman. Ambos se
apropian de sus personajes y los hacen evolucionar ante el espectador. Él retrata
muy bien el afecto y la distancia del caso y compite con la esposa de su mejor amigo
desaparecido. La investigación deriva en una acertada reflexión otoñal sobre el miedo
a vivir que une nostalgia y esperanza. Pero en busca del ausente, Santiago y Laura
comprenden que hay misterios inexplicables que nutren la felicidad.