Página 5 - Revista Entertainment 212

Versión de HTML Básico

El debut del actor y comediante norteamericano
Jordan Peele como guionista y director se ha
convertido en el fenómeno de taquilla y crítica del
2017. Su largometraje
Get out
se presentó a principios
de febrero en el Festival Sundance y el 24 de ese
mismomes seestrenóenelmercadoestadounidense.
En su primer fin de semana recaudó más de 30
millones de dólares, algo extraordinario para una
película que solo costó 4.5 millones. A estas fechas
ha registrado 115 millones solo en EEUU. Pero
además ha recibido el respaldo casi unánime de los
analistas cinematográficos de su país.
Get out
se fundamenta en una extraña mezcla de
dos géneros muy diferentes —comedia y terror—
que en este caso funciona perfectamente para
ofrecer una mirada crítica al racismo aún
imperante en EEUU, en medio del discurso de la
corrección política. En este enfoque reside la
razón de su éxito. Y, claro, en la inteligencia para
llevar adelante una historia nada sencilla con
implicaciones que ponen en duda las concepciones
y las conductas de las élites.
Rose (Allison Williams) es una chica blanca que
decide que ya es hora que sus padres (Catherine
Keener y Bradley Whitford) conozcan a su novio
Chris (Daniel Kaluuya), un joven y exitoso fotógrafo
afroamericano, y lo invita a pasar un fin de semana
en la casa campestre de la familia. Chris le pregunta
si sus padres saben que él es negro. A partir de este
encuentro se revela una situación confusa que va
pasando de una ligera percepción tolerante a una
revelación terrible que, por supuesto, no les voy a
contar. Solo les digo que es sorprendente.
Desde la primera secuencia, que aparentemente
nada tiene que ver con la anécdota central, la
película de Peele va construyendo un clima
dramático que acude a la risa pero también al
miedo para abordar su historia, con un trasfondo
serio y preocupante. Gracias a su humor e
irreverencia,
Get out
ha llamado la atención de los
ciudadanos estadounidenses. La comedia, en este
caso, se convierte en una herramienta eficaz para
enfrentar conflictos que muchos prefieren ignorar.
De varias maneras,
Get out
recuerda Las esposas
de Stepford, la adaptación que hizo Bryan Forbes
en 1975 de la novela de Ira Levin, cuya segunda
versión fue estrenada en 2004. Se trata de
una mirada incisiva y crítica al mundo de la
representación formal que pretende ocultar dramas
de discriminación. En el caso de Forbes contra las
mujeres. En el film de Peele contra la población
negra. Lo que tienen en común es que todo
funciona como si fuese una producción perfecta,
sin fisuras. Una representación.
Un guión bien hilvanado con situaciones de
sorpresa, atmósferas que mueven a la confusión y el
desconcierto, actuaciones muy bien logradas
—destaca la del británico Daniel Kaluuya que da vida
a un afroamericano— y una dirección sobria y
efectiva son los principales factores que explican
el éxito de este film independiente que dará
mucho que hablar.
Alfonso Molina
GET OUT (GET OUT)
EEUU, 2017.
DIRECCIÓN Y GUIÓN:
JORDAN PEELE.
PRODUCCIÓN:
JASON BLUM.
FOTOGRAFÍA:
TOBY OLIVER.
MÚSICA:
MICHAEL ABELS.
MONTAJE:
GREGORY PLOTKIN.
ELENCO:
ALLISON WILLIAMS, DANIEL KALUUYA, KEITH
STANFIELD, CATHERINE KEENER, BRADLEY WHITFORD,
ERIKA ALEXANDER.
Racismo Aterrador
PELÍCULA DEL MES
5