Página 19 - Revista Entertainment 210

Versión de HTML Básico

ya que ésta se enamora perdidamente del jovencito
pese a la marcada diferencia de edad. Poco a
poco, la amistad entre Doris y John va creciendo,
lo que llevará a la protagonista a tomar decisiones
arriesgadas que pondrán a prueba su relación.
Cuando Doris empieza a aparecer en los lugares
que frecuenta John, eclipsa a todos sus amigos
de Williamsburg con su ecléctico vestuario
vintage y su inocente e ingenuo entusiasmo por
su club de tejer. Su nueva vida aporta a Doris una
perspectiva emocionante, pero también le crea un
distanciamiento con sus amigas de toda la vida
y su familia, quienes piensan que está haciendo
el ridículo por un chico al que dobla la edad. Por
todo lo que se ha perdido en su vida, Doris deja
las precauciones a un lado y decide seguir a su
corazón por primera vez en su vida.
Dirigida por el comediante Michael Showalter,
Hello, My Name is Doris
es un enternecedor y a la
vez divertido estudio de personaje sobre una mujer
que, de la noche a la mañana, se da cuenta que ha
pasado gran parte de su vida al servicio de otros,
poniendo su felicidad y sus sueños de lado. Es
entonces cuando Doris decide emprender un viaje
que la llevará no solo a enfrentar las dificultades
de la vida, sino también a luchar por lo que más
anhela. Es un personaje que más allá de buscar la
aceptación de los demás, está en la búsqueda de
su propia voz y de su identidad. Sally Field hace un
extraordinario trabajo y el papel le cae como anillo
al dedo. Como toda una veterana de la actuación, le
da al personaje esos matices necesarios que nos
permiten ir junto a ella del llanto a la risa, y viceversa.
Dicen que no hay edad para el amor… y esa es la
máxima en la que decide creer Doris, que inspirada
por un seminario de autoayuda que imparte un gurú
motivacional —interpretado por un breve
Peter
Gallagher
(‘American Beauty’, 2000)— y por la nieta
de 13 años (
Isabella Acres
) de su mejor amiga Roz
(
Tyne Daly
), decide lanzarse a su conquista al tiempo
que se permite dar rienda suelta a su imaginación a
través de una serie de fantasías extravagantes… que
se convierten en unos gags geniales.
Al final, Doris consigue la amistad y una especial
atención por parte de John y como consecuencia
ella empezará a ilusionarse creyendo que lo
suyo tiene posibilidades de convertirse en una
relación amorosa. A medida que la relación va
evolucionando, el hermano de Doris, su mejor
amiga y su terapeuta —
Elizabeth Reaser
, a la que
hemos visto en films como
‘Young adult’
(2011) o
la
saga Crepúsculo
— se muestran cada vez más
preocupados por su estabilidad mental.
Field
, que nos ofrece una interpretación
protagónica que se mueve entre la comedia y el
drama, su personaje resulta tremendamente tierno
pero en ocasiones también bastante desgarrador.
Sin embargo, consigue arrancarnos una sonrisa en
determinados momentos
El resto de interpretaciones, se limitan a servir
de apoyo al personaje central, porque sin duda
la película no sería lo que es sin ella. Michael
Showalter es bastante hábil dirigiendo a sus
actores y sabe mantener bien el control sobre el
guión que coescribió junto a
Laura Terruso
, un
libreto que nos habla, a través de un personaje
central, sobre ciertos temas como
la soledad,
el tiempo perdido, el arraigo innecesario o las
diferencias entre generaciones
.
Con todas las emociones exaltadas, Doris es como
una caricatura humana al pretender ser demasiado
ella misma con una mezcla de ternura y rareza que
logra conquistar a todo aquel que quiere conocerla.
Vivir e interpretar, lo mismo es. Experimentar
nuevos retos y actuar con sabiduría/serenidad. A
punto de cumplir los 70, Sally Field comenta lo
siguiente:
“Nuestra tarea en la vida es hacer la
transición constante de una etapa a otra si se
trata de la niñez temprana en la infancia a la
adolescencia y después de la edad adulta y la
edad media a continuación. Es simplemente el
movimiento constante”
.
MI NOMBRE ES DORIS
ESTRENO
DOMINGO 12
VEN 08:00 p.m.
CABLE
19