Página 12 - Revista Entertainment Marzo 2014

Versión de HTML Básico

CABLE
12
OCHO PERSONAS SE ENFRENTAN A UN RETO QUE PARECE IMPOSIBLE: COCINAR PARA UN SELECTO GRUPO DE EXPERTOS, AUNQUE LAS ARTES CULINARIAS NO SON SU
FUERTE. ELLOS ACEPTAN TOMAR CLASES CON LA CHEF VENEZOLANA
LORENA GARCÍA
. ELLA LOS GUIARÁ EN UN CAMINO POR DONDE RODARÁN LÁGRIMAS, SUDOR Y
UTENSILIOS DE COCINA PARA COMPETIR POR 10 MIL DÓLARES Y CONVERTIRSE EN
EL MEJOR DE LOS PEORES
Scarle M. García S.
Lorena García
nació en Venezuela y se graduó en la
reconocida Escuela de Artes Culinarias de Johnson &
Wales University, después de dejar atrás la ilusión de
ser una importante abogada. La gastronomía era su
norte y desde el momento en que lo internalizó no
hubo vuelta atrás. Hoy es una destacada chef, dueña de
restaurantes y personalidad de medios de comunicación
que lucha por enseñar a comer saludablemente.
Esta multifacética mujer será desde este mes la
conductora y mentora de ocho novatos que no saben
nada de cocina, a través de la señal de
Fox Life
. García
deberá entrenarlos en tan sólo doce clases para un
evento de más de 25 personas con algunos de los
mejores cocineros. El desafío supone ser
El Mejor de
los Peores
y devolverse a casa con 10.000 dólares en
el bolsillo. Las destrezas, las emociones y hasta las
frustraciones se hervirán y cuando entren en punto de
ebullición, el certamen se sazonará con “llanto, peleas
y, por supuesto, cocina”, confiesa a
Entertainment
la
conductora del reality show que estrena el 6 de marzo.
¿Cómo se da esta iniciativa de una competencia de
cocina?
Después de grandes y largas conversaciones con los
directivos y creativos de
Fox Life
se dio esta idea de
un concurso de cocina con tantos elementos dinámicos
que también tienen que ver de una forma u otra con
las experiencias personales y de vida que ¡por qué no
aplicarlas a la cocina también!
¿Qué podrán ver los espectadores en esta primera
temporada de El Mejor de los Peores?
Los espectadores pueden esperar una gran sorpresa.
Si bien es una competencia de cocina, tiene todos los
elementos de tensión de ciertas pruebas no culinarias,
donde los participantes van a enfrentar sus miedos y
sus frustraciones. Su aprendizaje enseguida lo van a
poder aplicar a la cocina. Allí estarán dependiendo de
Sazonando
con emociones