Página 15 - Revista Entertainment Junio 2014

Versión de HTML Básico

15
DEPORTES
Nace Pelé, nace Brasil
: En el mundial de 1958 el pedigrí de Brasil como
realeza del fútbol no estaba aún consolidado. Llegaron a la copa mundial
de Suecia con jugadores desconocidos, flacos, demasiado jóvenes para
los estándares de la época. Entre ellos destacaba un muchacho
desgarbado de nombre Edson Arantes do Nascimento. Un joven que
demostraría al mundo una forma de jugar al fútbol completamente
desconocida: el fútbol samba. Así se le llamó en ese momento. Porque
los muchachos de Brasil parecían bailar su popular ritmo cuando tocaban
el balón en la cancha. Edson marcó un hat trick en la final (tres goles que
martillarían su nombre en la historia) y aniquiló a la poderosa selección
sueca, que jugaba en casa en el recientemente estrenado estadio de
Estocolmo. El final fue un brutal 5 a 2 que marcó el primer mundial para
Brasil y el debut de Edson, que pasaría a ser conocido por su apodo: Pelé,
el rey del Fútbol. Hasta la fecha, con más de 1000 tantos marcados en
competiciones oficiales, dos mundiales y al menos un centanar de
trofeos, Pelé sigue siendo el hombre estadística de la FIFA, y muy
probablemente, el jugador más querido y conocido de la historia.
La mano de Dios
: Históricamente Argentina e Inglaterra son dos países
con pésimas relaciones y con muy mala sangre entre ellos. Pero Malvinas
aparte, en gran medida esta hostilidad responde a un hecho aparentemente
trivial: un partido de la copa mundial de 1986. Un juego que hizo historia
en el mundo futbolístico pues contiene, en tan solo 90 minutos, el mejor
y el peor momento en la carrera de Diego Armando Maradona. El astro
argentino marcó el primer gol para la albiceleste con la mano. Si con la
mano. Un tanto que se convirtió de inmediato en el gol fantasma por
excelencia, y uno de los mayores argumentos para la insistencia del
replay obligatorio en los torneos oficiales. Para agregarle aún más leña al
fuego “Dieguito” declaró al terminar el partido “ese gol fue un poquito
con la cabeza de Maradona, y otro poquito con la mano de Dios”. Pero eso
no fue todo, apenas cuatro minutos luego del polémico tanto, Maradona
recibió un balón a mitad de la cancha. Y para el asombro de todo el mundo,
dribló cinco jugadores de Inglaterra, y terminó marcando el que, hasta la
fecha, sigue siendo considerado el mejor gol de la historia.
Por no usar la cabeza
: Zinedine Zidane, apodado “Zizou” por los franceses,
y “el mago” por el resto de los mortales, es considerado uno de los mejores
futbolistas de la historia, y sin duda, el mejor capitán francés de todos los
tiempos. Entre otras proezas, capitaneó a la selección gala en la épica victoria
de Francia 1998. Pero será recordado por siempre en la memoria colectiva
por su despedida del deporte rey. Era el año 2006, y “Zizou” jugaba su
último partido profesional luego de anunciar su retirada del fútbol: nada
más y nada menos que la final de Alemania 2006 contra Italia. Un juego en
el que anotó un penal en los primeros minutos, colocando a su escuadra a
la cabeza, y convirtiéndose en el cuarto jugador en la historia en marcar
en dos finales distintas de un mundial (junto a Pelé, Paul Breitner, y Vavá)
y entonces vino el desastre. El jugador italiano Marco Materazzi (infame
por su actitud grosera en el campo) comenzó a insultar insistentemente
al capitán francés. En un último desplante, Materazzi ofendió el honor de
la hermana de Zidane. Y el galo ante el asombro del planeta entero le
clavó un cabezazo en el pecho. La última imagen que el mundo vio de
Zinedine Zidane fue al astro francés salir de la cancha, cabizbajo y con los
ojos aguados, expulsado mientras el árbitro sostenía en alto la tarjeta roja
y con el fondo de la esquiva Copa del Mundo.