Página 17 - Revista Entertainment Julio 2014

Versión de HTML Básico

17
MÚSICA
Entre su primer álbum en solitario
MF
*
Radio
y
Shorts & Sandals
hay siete años
de diferencia en donde pasó de todo: “mudanzas, divorcio, matrimonio, mi hijo
Matías, producción de discos y giras de Los Amigos, etc”. Pero para este melómano
elevado a la “N” potencia no hay mejor manera de entretenerse y distraerse que
buscando, descubriendo y creando más música y si es entre panas, mejor. Así fue
como llamó al mexicano Gilberto Cerezo, de Kinky; los colombianos de Divagash;
Elastic Bond, de Miami; y Bélica, Nuuro y Rafael Cadavieco, de Venezuela para que
formaran parte de este CD. También figuran sus compañeros de banda Armando
Figueredo, en los teclados y Mamel Roura, en la batería.
Briceño asegura en un tono de voz muy caraqueño - a pesar de todos los años que
lleva viviendo fuera del país- que no quiere que este disco se parezca a Los Amigos
Invisibles, “porque chiste repetido sale podrido”. No quiere decir que no ame lo que
hace con su agrupación, sino que busca que se le reconozca por una melodía
distinta. Además de sus constantes presentaciones con la banda, pronto va a
promocionar esta producción en México y lanzará el video de la canción “Don’t”.
No, realmente, no se detiene.
¿Qué significa para tu carrera Shorts & Sandals?
Mi proyecto principal son Los Amigos Invisibles, sobre todo para presentarme en
vivo. Más que un disco como solista,
Shorts & Sandals
es un proyecto paralelo
donde descubro facetas musicales que puedo experimentar y que no se parecen a
lo que hago en la banda. No es un escape, son cosas que voy haciendo en mi
tiempo libre.
Claro, y así no te impusiste fechas topes…
No, ni hay nadie que me las imponga. Y no lo digo de manera anárquica, sino que
es mi manera de trabajar. Además que económicamente tampoco es que va a llevar
a Matías a la universidad (risas). Como estamos con la piratería es más un proyecto
a nivel artístico. Redescubrí muchas cosas que no sabía de mí como compositor y
me reuní con muchos panas que admiro y respeto musicalmente. Fue un trabajo
que disfruté muchísimo y cada uno de ellos intervino la obra y se trató de pasarla
bien haciendo música.
Las grabaciones fueron como visitas con un fin: grabar una canción…
Nos reunimos por Internet y hubo unas cuantas reuniones en Caracas. Hoy en día
con la tecnología es muy fácil hacer un disco sin tener que estar ahí juntos, así
como ha dañado la industria, también uno se beneficia de ella. Enrique González
Muller es el coproductor de
Shorts & Sandals
y casualmente en el proceso de
edición del álbum empezó a dictar la cátedra de Producción a distancia en la
Universidad de Berkeley. Eso era justamente lo que estábamos haciendo.
Entonces ahora este disco viene a ser parte de la academia.
Sin querer, pero sí. Este disco se hizo entre Miami y San Francisco hablando por
teléfono y Enrique me preguntó si podía enseñarles a los muchachos las primeras
canciones que tuvimos listas como ejemplo.
Un artista siempre sueña con que una gran disquera lo firme, pero parece que
cuando alcanzan esa meta más bien quieren sacarse un disco independiente…
Hay sentimientos encontrados. A las nuevas generaciones se les hace mucho más
difícil obtener un contrato disquero. Los Amigos Invisibles tuvimos la oportunidad
de ser firmados como en la última época de oro de las disqueras. Todavía eso existe
y puede pasar, pero no es tan común. El mejor ejemplo es que hoy en día en
Venezuela no hay disqueras trasnacionales. Pero creo que como artistas no
estamos contentos nunca, ni independiente, ni con disquera, lamentablemente.
Ahora lo usual es que el artista se convierte en empresa y si quiere hacer un disco
va al banco y pide prestado.
¿Cuál ha sido la evolución de Chulius & The Filarmónicos desde tu primer
disco MF*Radio?
Creo que la entrada del coproductor Enrique González Muller ayudó a que sonara
mejor y las ideas estuviesen más ordenadas.
¿En qué te inspiraste para escribir las canciones? Son muy chill out.
En frases que leo en libros y me llaman mucho la atención. Las escribo en un
papelito y cuando me doy cuenta tengo una bolsita llena de miles de papelitos y de
repente cuando tengo que escribir letras meto la mano en esa bolsita y saco una frase,
la combino con la melodía y voy componiendo. En el disco hay temas sensuales,
amorosos, románticos, de soledad y divertidos como el primer single “Leita”.
¿Dónde está disponible Shorts & Sandals?
En Venezuela, el CD se encuentra en las discotiendas. También en Itunes en
Estados Unidos y de México y en la tienda web de Los Amigos Invisibles puedes
comprar el disco y viene con un bolso de playa para que combine con tu bronceado.
Si pudieras sintetizar tu experiencia con Los Amigos Invisibles en tres
palabras. ¿Cuáles serían?
Se queda callado durante cinco segundos y se pregunta: ¿experiencia? Se ríe,
suspira y suelta: “Toda mi vida”.
¡Qué bonito! ¿No?
Sí. Vamos para 23 años, ya no tan juntos porque se van dos de los miembros
originales (Armando se quiere dedicar a la actuación y Cheo pidió un año sabático).
Esperamos que cumplan sus sueños porque ahí están sus puestos para cuando
quieran volver.
¿Pero tú no te vas?
No, yo siempre dije que yo soy como las ratas que son las últimas que abandonan
el barco. He sentido que algunos fans creen que alguien los botó, pero nadie los ha
botado (risas). Ojalá vuelvan y podamos seguir haciendo música. Mientras tanto los
cuatro que quedamos vamos a seguir con el mismo norte de vivir de la música. La
banda es fundamental en mi vida, me ha dado cosas que nunca pensé y al mismo
tiempo cuando uno se para en tarima y ves la felicidad que le creas al público
piensas: “no puede ser”. No me lo creo todavía.
¿Cuáles son los próximos planes del grupo?
Para fin de año lanzaremos el disco unplugged que desde hace mucho tiempo la
fanaticada nos lo pide. Creo que es una excusa para editar los grandes éxitos de
Los Amigos Invisibles, pero en versión acústica.