Página 5 - Revista Entertainment 201- Junio 2016

Versión de HTML Básico

Un tema ha obsesionado a Woody Allen: la búsqueda
de un móvil para trasgredir las normas morales. En
algunos casos se podría hablar de una excusa para
impulsar conductas terribles, como en Crímenes y
pecadillos (1989) o Match point (2005), en las que el
asesinato deviene en una decisión personal. En su
más reciente film, Hombre irracional, el protagonista
Abe Lucas es un profesor de filosofía polémico y
transgresor, que zigzaguea entre el heroísmo y la
locura peligrosa. Acosado por sus propios demonios,
notable borracho con fama de mujeriego, este
personaje es una mezcla de nihilismo con pesimismo.
Bajo una profunda crisis personal, ha dejado de
escribir ensayos para retirarse a dar clases en una
pequeña y conservadora universidad de Newport,
Rhode Island, donde ha llegado la fama de su pasado
como brillante intelectual y también mujeriego
indiscriminado. Una de las profesoras afirma que su
llegada va a ser “como inyectar Viagra” a los vetustos
claustros académicos.
Desde su llegada al tranquilo campus, comienza a
desmantelar convicciones, ironizando incluso sobre
sí mismo y su trayectoria intelectual, que según él no
ha servido para cambiar ninguno de los males que
aquejan al mundo. Descreído de los discursos
racionales, destila desde su nueva cátedra un
escepticismo radical ante un públicomayoritariamente
femenino, que lo escucha con asombrada admiración.
Con su actitud de choque, en ese ambiente donde
todo se muestra amable y simple, el profesor se
relaciona con dos mujeres: una veterana profesora
que lo persigue eróticamente y Jill, una de sus
alumnas más brillantes.
El film da un giro significativo cuando Abe y Jill
escuchan la conversación de unos desconocidos en
la mesa contigua de un restaurante: a una mujer la
han privado de ver a sus propios hijos por causa de un
juez corrupto. Abe piensa, entonces, que el mundo
podría ser mejor si una mala persona deja de existir.
Empieza a imaginar una especie de acto redentor. Se
propone eliminar al juez amparado en la impunidad
de que al tratarse de un extraño, no hay motivo ni
causalidad que lo vincule con el crimen. A partir de
entonces, la personalidad del protagonista y el tono
de la película dan un vuelco hacia algo mucho más
denso y perturbador. Esta circunstancia acerca la
historia al universo de Dostoievski. La referencia
inevitable es Crimen y castigo.
Hombre irracional reúne referencias intelectuales de
Immanuel Kant, Martin Heidegger, Hannah Arendt,
Fiódor Dostoievski, Søren Kierkegaard, Sigmund Freud,
Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, pensadores
muy populares entre los jóvenes universitarios de los
años sesenta, a la que también pertenece la versión
instrumental de The ‘in’ crowd que ejecuta Ramsey
Lewis Trio, el leit-motiv musical de la película que
acompaña los momentos lúdicos del film. Cuando el
tono se oscurece, el sonido ambiental es lo único que
permanece y resalta como el silencioso inicio y el
contundente final.
Las actuaciones de Joaquin Phoenix y Enma Stone
son fundamentales, pues aportan matices diferentes
y por momentos complementarios: ella representa
la juventud y él la madurez, también la experiencia
sin esperanza ante al asombro entusiasta. La
temática de esta historia contada con originalidad y
audacia la empareja a Match Point y Crímenes y
pecadillos, girando sobre el azar, los dilemas éticos
y el crimen perfecto, aspectos recurrentes en la
filmografía de Allen.
La película ofrece detalles mínimos y realistas, junto a
planos escuetos y simbólicos, como la escena donde
Abe y Jill se reflejan en un espejo circense que les
devuelve una imagen distorsionada de ellos mismos,
donde solamente la belleza de ella resiste.
De modo rigurosamente intelectual, el profesor va
moldeando una ética tan perversa como convincente,
pero en el fondo tan deforme como el reflejo del
espejo citado, abriendo una puerta que lleva a otras,
sin retorno. Todo en una mezcla de géneros en los que
Allen pasa de la comedia al drama, incluso el thriller
donde la historia fluye entretenida y fresca, nunca
superficial ni menos inocente.
Crimen y Castigo
Alfonso Molina
HOMBRE IRRACIONAL
(IRRATIONAL MAN), EEUU, 2015.
DIRECCIÓN Y GUIÓN:
WOODY ALLEN.
PRODUCCIÓN:
ISABELLA COCUZZA
FOTOGRAFÍA:
DARIUS KHONDJI
MONTAJE:
ALISA LEPSELTER.
ELENCO:
JOAQUÍN PHOENIX, EMMA STONE,
PARKER POSEY, JOE STAPLETON Y JAMIE BLACKLEY.
DISTRIBUCIÓN:
CINEMATOGRÁFICA BLANCICA.
PELÍCULA DEL MES
5