Página 5 - Revista Entertainment 208

Versión de HTML Básico

Espías, Romance y Glamour
El mayor encanto de una película como Aliados reside
en ese elegante homenaje que rinde Robert Zemeckis
al cine clásico de Hollywood de los años cuarenta y
en particular, a la atmósfera romántica y de intriga
de Casablanca (1942), de Michael Curtiz. Ambas
comparten ese tono nostálgico de los grandes amores
en momentos históricos muy críticos. Las dos ubican
sus tramas en la emblemática ciudad del Marruecos
francés durante la ocupación nazi en la Segunda Guerra
Mundial en un ambiente de espionaje entre los aliados
y el nazismo. Aunque es bueno aclarar que una y otra
difieren de forma notable en su trama. El nuevo film del
autor de Forrest Gump adquiere una ruta propia.
El guion del inglés Steven Knight (creador de la serie
británica Peaky Blinders) propone un retorno a las
historias clásicas de intriga en el mejor estilo de Alfred
Hitchcock con un toque de John Le Carré. En 1942, Max
Vattan, un espía canadiense al servicio del bando aliado,
se enamora de Marianne Beausejour, una integrante de
la resistencia francesa, cuando comparten una misión
en el norte de África, tras las líneas enemigas. La pareja
establece una relación firme. Son aliados en el amor y
en la lucha contra el expansionismo alemán. El conflicto
íntimo surge cuando, en Inglaterra, los servicios de
inteligencia le informan a Max que Marianne puede ser
una agente doble a la orden del nazismo. Y, si es hallada
culpable, él mismo debe ejecutarla.
A partir de esta trama, Zemeckis compone una mezcla
muy equilibrada de espionaje, romance y glamour, con
cierto tono old fashion y una puesta en escena clásica
en los ambientes refinados de Casablanca y las
atmósferas oscuras de una Londres acosada. El film
se construye sobre dos grandes momentos narrativos,
claramente diferenciados, que contrastan no sólo sus
anécdotas sino también sus intensidades dramáticas.
La primera parte posee el tono de las clásicas películas
de intriga bélica de las producciones de E.E.U.U. y el
Reino Unido, con personajes muy definidos que juegan
sus roles entre lo clandestino y lo público. El director
norteamericano sabe aderezar la trama con un matiz
vintage para generar el encanto de la nostalgia con
mucha elegancia. Conforma la atmósfera precisa para
buscar el romance en medio de la acción. En este
sentido, la caracterización de Marianne y Max son
fundamentales, con las sugerentes interpretaciones
de la francesa Marion Cotillar y el estadounidense
Brad Pitt. Es la historia de amor desarrollada ante el
peligro que representa el enemigo. El riesgo de la
muerte funciona como un catalizador de la relación
afectiva entre estos espías aliados.
La segunda parte evoluciona hacia el drama de
espionaje de grandes equívocos y confusiones, en el
que esa relación se convierte en el conflicto dramático
esencial, bajo el poder de la traición, el oportunismo
y la intriga personal en un mundo pantanoso donde
no se sabe quién es quién. El suspenso adquiere
cuerpo sin abandonar la acción pero esta vez contra
enemigos internos. Zemeckis conduce su historia
con mano sutil hasta llevarla a un desenlace un tanto
melodramático, si se quiere, pero inevitable.
En medio de tantos remakes, biopics y adaptaciones
de superhéroes, Aliados constituye una experiencia
satisfactoria sin ser una obra maestra con un guión
original sólido, una realización impecable y unas
interpretaciones muy bien logradas. Su estética retro
resulta encantadora y contiene varias secuencias
esenciales: el tiroteo en la embajada, el parto bajo el
bombardeo, el derribo del avión, las escenas de sexo.
Zemeckis regresó con brío y elegancia con una
historia como las de antes, pero modernizada. Eso
hay que agradecerlo.
Alfonso Molina
ALIADOS (ALLIEDS)
EEUU, 2016.
DIRECCIÓN:
ROBERT ZEMECKIS.
GUIÓN:
STEVEN KNIGHT.
PRODUCCIÓN:
ROBERT ZEMECKIS, GRAHAM KING
Y STEVE STARKY.
FOTOGRAFÍA:
DON BURGESS.
MÚSICA:
ALAN SILVESTRI.
MONTAJE:
MICK AUDSLEY, ALICIA LEPSELTER.
DISEÑO DE PRODUCCIÓN:
GARY FREEMAN.
ELENCO:
BRAD PITT, MARION COTILLARD, LIZZY CAPLAN,
MATTHEW GOODE Y JARED HARRIS.
PELÍCULA DEL MES
5