Página 5 - Revista Entertainment - Enero 2016

Versión de HTML Básico

ESPECIAL
5
PELÍCULA DEL MES
Si un espectador desprevenido entra a ver Secretos
de una obsesión es muy probable que a los pocos
minutos tenga la impresión de conocer la trama.
Con toda razón, pues se trata del remake
norteamericano de El secreto de sus ojos, aquel
drama de suspenso político y policial argentino que
ganó el Oscar como film no hablado en inglés en
2010. Muchos recordamos la mirada obsesionada de
Ricardo Darín cuando intenta reabrir 25 años
después el caso de un crimen cometido en los
últimos tiempos del gobierno de Isabel Perón. El
asesino era miembro de la tenebrosa Triple A y por
tanto intocable para la policía. Esa trama central es la
misma del film que hizo el director y guionista Billy
Rey en el contexto de la lucha antiterrorista en
EE.UU. después de los atentados del 11 de
septiembre de 2001. Pero esta vez no es el típico
remake que hace Hollywood de películas no
estadounidenses sino, más bien, una comprensión
de la esencia dramática del film adaptado.
Rey es un director que se ha destacado más como
guionista de películas tan conocidas y celebradas
como La sombra del poder (2009), de Kevin
McDonald, la primera Los juegos del hambre
(2012), de Gary Ross, y Capitán Phillips (2013), de
Paul Greengrass. Esa condición de guionista
experimentado le permitió adaptar al ambiente
político de su país la historia original escrita por
Campanella y Eduardo Sarcheri, sobre la novela de
este último, sobre la manipulación del sistema
judicial en dos momentos históricos distintos. El
personaje central es Ray (Chiwetel Ejiofor), un
oficial del FBI de Nueva York que regresa a Los
Ángeles para investigar el asesinato de la hija de su
amiga Jess (Julia Roberts), también del FBI, con la
cooperación de Claire (Nicole Kidman), la fiscal del
distrito y amor imposible de Ray. Han identificado al
culpable, pero se trata de un “soplón antiterrorista,
oficialmente intocable” en la lucha contra Osama
Bin Laden, según Morales (Alfred Molina), el jefe de
la Fiscalía angelina. Esta línea argumental se
despliega hacia zonas desconocidas y va de una
sorpresa a otra, pero siempre de una manera lógica,
hasta un final contundente.
El trasfondo de Secreto de una obsesión es más
moral que funcional. Lo que propone Ray en su
trama constituye una reinterpretación de la justicia.
Jess, en un momento de dolor, afirma que no quiere
la muerte para el asesino de su hija sino la prisión
por el resto de su vida, para que prolongue su pena.
En otra línea dramática, el detective del FBI enfrenta
y cuestiona las exigencias de la política antiterrorista.
La reapertura del caso 13 años más tarde revela
otras implicaciones y plantea la transgresión del
sistema judicial. Reabre también la discusión sobre
tomar la justicia por su propia mano.
El cuadro actoral es compacto, muy eficaz y
balanceado. El trabajo de Roberts es sobresaliente
aunque no logra opacar los de Ejiofor, Kidman y
Molina. La música fue compuesta por el argentino
Emilio Kauderer, el mismo que escribió la partitura
de la obra original de Campanella, quien a su vez
fungió de productor ejecutivo en el film de Ray.
Incluso la famosa escena del estadio de futbol se
convierte aquí en un juego de béisbol. Una película
para disfrutar y discutir.
El crimen en sus ojos
Alfonso Molina
SECRETO DE UNA OBSESIÓN
(SECRET OF THEIR EYES), EE.UU., 2015.
DIRECCIÓN Y GUIÓN:
BILLY RAY, SOBRE EL FILM
ARGENTINO ‘
EL SECRETOS DE SUS OJOS
’, DE JUAN
JOSÉ CAMPANELLA.
PRODUCCIÓNEJECUTIVA:
JUANJOSÉ CAMPANELLA.
FOTOGRAFÍA:
DANIEL MODER.
MONTAJE:
JIM PAGE.
DIRECCIÓN DE ARTE:
COLIN DE ROUIN.
MÚSICA:
EMILIO KAUDERER.
ELENCO:
CHIWETEL EJIOFOR, NICOLE KIDMAN, JULIA
ROBERTS Y ALFRED MOLINA.