Página 11 - Revista Entertainment - Enero 2016

Versión de HTML Básico

Para interpretar el papel de Tony, el ex marido de Joy, apasionado y potencial
cantante latino, está Edgar Ramírez, quién todavía vive en su sótano, a pesar de que
están divorciados de manera irrevocable.
Fuera de la familia de Joy, su más grande aliado y más adelante su más grande rival
comercial, es el ejecutivo de QVC Neil Walker, interpretado por Bradley Cooper. El
personaje además de confortar a Joy con el exuberante amor que tiene por la
invención, la estimula para que supere las expectativas que él tiene de ella.
De lo real a la ficción
La narrativa trata de la insólita, pero vida real de Joy Mangano, quien en la década de
los años 90 se convirtió en una especie de estrella televisiva y fuerza empresarial con
una serie de inventos caseros, incluyendo el famoso Miracle Mop (Trapeador
Milagroso) “que se exprimía solo”, con el que comenzó dentro del imperio comercial
de esta madre soltera de Long Island, que todavía sigue en curso.
Fox 2000 presenta a
Joy: el nombre del éxito
, dirigida y escrita por David O.
Russell, a partir de una historia de Annie Mumolo y David O. Russell. Los productores
son John Davis, para Davis Entertainment, Megan Ellison y Jonathan Gordon, para
Annapurna Pictures, Ken Mok y David O. Russell. Los productores ejecutivos son
Matthew Budman, John Fox, Joy Mangano, Mary McLaglen, Annie Mumolo,
George Parra y Ethan Smith.
La historia con sus entornos cotidianos, pero sueños desmedidos llamó la atención
de David O. Russell, al que siempre le ha atraído esa mezcla muy específica. Vio en
ella el desarrollo de una mujer ingeniosa y con agallas, así como una historia
inspiradora de alguien que aprovecha la oportunidad de ir tras sueños por mucho
tiempo sepultados, sin perder su esencia de lo que debe ser el sentido de la
obligación familiar. Pero por sobre todo vio la oportunidad de contar una historia más
universal, una acerca de la naturaleza verdaderamente caleidoscópica del esfuerzo
humano, y de todos los restos y fragmentos multicolores que entran en juego para
crear una vida satisfactoria y vivaz en medio de la comedia y la tragedia de la
condición humana.
Conocido por su afición por el diseño y los sets creativos, David O. Russell
toma un camino visual distinto con
Joy: el nombre del éxito
, con su propuesta
más estilizada de la vida moderna que haya tenido hasta la fecha; una que
abarca no sólo la sala de la familia y un taller mecánico sucio, sino también un
universo resaltado de las telenovelas, una fábrica de sueños televisiva y la
imaginación desenfrenada de una mujer a la que le encanta buscar soluciones
ingeniosas para problemas cotidianos.
Desde el principio, la idea era ver la vida contemporánea a través de la lente del
cine clásico, y permitir que ambas chocaran de maneras fascinantes. Para tal fin,
Russell hizomancuerna con el director de fotografía Linus Sandgren, quien también
rodó American Hustle, y los dos pasaron gran parte de tiempo sólo observando y
hablando, mucho antes de que haya dado inicio la producción.
ESPECIAL
11