Página 25 - Revista Entertainment Abril 2014

Versión de HTML Básico

MÚSICA
25
desarrolla una identidad musical propia. Dicho esto, mi propuesta es y será
siempre poner en marcha un proyecto artístico, combinando inteligentemente
el gran repertorio, de la época y estilo que fuere, sin perder de vista a la otra
mitad, es decir: al público, al cual hay que cautivarle a través del sonido. Esa es la
clave, pienso yo.
¿Tiene usted pensado invitar a alguna orquesta venezolana al Teatro de
Cervantes? ¿O usted vendrá pronto aVenezuela?
Bueno, como diría Jack el Destripador: vamos por partes. Yo no tengo potestad
sobre el Cervantes, pues soy director de la Filarmónica y no del Teatro. El Cervantes
tiene su director y una programación independiente de la nuestra. Realizamos allí
todo nuestro abono, es verdad, pero no somos residentes. Ya me gustaría a mí
poder invitar a alguna de nuestras orquestas, sobre todo a aquellas que también
merecen salir y mostrar su potencial. En estos momentos no tengo pensado ir a
Venezuela. Quizá algún día. Ojalá.
¿Quién es su mayor influencia musical?
Son tantos. Mis abuelos, Eduardo Serrano, el Quinteto Contrapunto, Emil Friedman
y todo lo que supuso para mí, mi estancia en aquel colegio maravilloso. También,
Reinhard Schwarz, mi amado maestro de dirección y mis buenos amigos, con los
que compartí tanta música durante mi juventud. La música de mi tierra y…Mozart.
Hablando de juventud. ¿Qué idea tiene para la futura Academia de la
Filarmónica?
Trabajar con ellos desde el clasicismo hasta el gran sinfonismo. España está muy
bien servida en lo que a la educación superior se refiere. Hay muchos jóvenes que
se quieren dedicar a la música y mi deber, así lo siento, es ofrecerles una educación
musical integral, para que puedan afrontar la vida profesional con garantías. Yo dirijo
muy a menudo, y desde ahora mucho más, a la Orquesta Joven de Andalucía (OJA)
y le aseguro que el nivel de esos muchachos es inmenso, a la par de cualquier gran
orquesta juvenil del mundo. El último Sibelius que hicimos fue memorable,
compartiendo escenario con el gran pianista Javier Perianes, quien tocó
El Egipcio
,
de Saint-Säens. En julio estaremos en el Palacio de Carlos V de Granada con el
grupo de teatro Fura dels Baus haciendo
Carmina Burana
. La idea es que podamos
establecer en Málaga una buena cantera de jóvenes que puedan realizar prácticas
orquestales a un alto nivel. Como le dije, son tantos los jóvenes que quieren
trabajar conmigo, que me siento profundamente obligado hacia ellos. Afortunadamente
hay un buen número de jóvenes que están trabajando en las mejores orquestas de
Europa, desde la Filarmónica de Berlín, pasando por Munich, la Radio de Baviera,
Concertgebouw y algunos de ellos han salido de nuestra OJA.
Usted estuvo cinco años dirigiendo asiduamente a la Orquesta Sinfónica
Simón Bolívar. ¿Cómo la percibe hoy día?
Yo tuve una relación maravillosa con la Simón Bolívar y el recuerdo de esos años me
acompañará a lo largo de toda mi vida. Todavía hoy recibo muchos mensajes de
cariño de algunos músicos que dirigí. En definitiva, puedo decir con orgullo que es
una de las orquestas que más profundo ha calado en mi corazón.
¿Cómo define su estilo de dirigir?
Nunca he sabido contestar a esa pregunta, me resulta siempre muy difícil hablar
sobre mi manera de dirigir. Mis amigos músicos y mis alumnos lo harían quizá
mucho mejor que yo. La palabra es música y yo comienzo justo allí.
¿Cómo quiere ser recordado al salir de la dirección de esta importante
institución europea?
Quiero salir ileso, de momento. Sinceramente no pienso mucho en lo que quede de
mí cuando ya no esté, si me recuerdan o no, en Málaga o en este mundo. Quiero
vivir hasta saciarme, eso sí. Siento mucho apego por la vida. Me gusta el verso del
poeta malagueño Manuel Alcántara que dice: “Cuando termine la muerte, si dicen
¡a levantarse! A mí que no me despierten”. Hasta entonces, andaremos el camino.
¿Cuáles son sus próximos compromisos?
Próximamente me marcharé a la República Checa para dirigir el concierto de
apertura del Festival Janacek May, con la Janacek Philharmonic. Luego estaré en el
Auditorio de Murcia con la Sinfónica local y después haré una grabación con María
José Montiel, la gran mezzo española y la Orquesta de Radio Televisión Española.
En fin, muchas cosas me mantendrán ocupado hasta bien entrado el verano.
Este venezolano ha dirigido casi todas las orquestas españolas