Página 13 - Revista Entertainment Abril 2014

Versión de HTML Básico

13
PLATÓ
interior, quería apoyarme en el paisaje, pero no como un personaje más, sino más
bien como el reflejo de las emociones más íntimas que estos personajes luchan por
ocultar. El contraste entre Caracas y la Gran Sabana era perfecto para enmarcar
este viaje de crecimiento.
¿Cuánto tiempo trabajaste en el guión? ¿Alguna vez te pareció imposible
traducirlo a imágenes?
La idea surge en el año 2002, y estuvo rondando en mi cabeza mucho tiempo, pero
no fue hasta el 2006 que me puse a escribirla realmente. Era difícil convertir en
historia un sentimiento, una serie de imágenes que parecían inconexas. Pero en
realidad no lo eran, el trabajo fue conseguir las claves para que todo encajara, y ese
fue un proceso largo, pero muy hermoso. Aunque a simple vista no lo parezca, el
hecho de que la película transcurriera en esos paisajes tan hermosos era un gran
riesgo y me cuidé mucho para no terminar haciendo un folleto turístico. La Gran
Sabana y el Roraima en pantalla gigante tienen una fuerza impresionante, pero
pienso que tiene aún más fuerza si estas imágenes acompañan las emociones de
los personajes, y ojalá, también las del espectador.
¿Cómo llega Carme Elías al rodaje? ¿Siempre pensaste en ella?
Había visto a Carme Elías en teatro, y sabía que era una actriz extraordinaria. Pero
fue cuando la vi en
Camino
, de Javier Fesser, cuando pensé en ella para Martina.
Me parecía que Carme podía darle ese contraste entre la dureza y la fragilidad que
necesitaba el personaje. Confiaba en que ella podría darle a Martina esa gran coraza
que la “protege”, y a la vez dejarnos ver a través de sus ojos un alma rota, deshecha.
Le hicimos llegar el guión, y le encantó. No dudó ni un instante en que quería hacer
esta película. Me atrevería a decir que fue un amor a primera vista. Es una actriz
llena de cualidades, con una capacidad y mística de trabajo admirables y con una
calidad humana excepcional.
¿Crees que Latinoamérica está dejando una huella en el cine mundial en estos
momentos?
Basta con ver las selecciones y los premios de los festivales más importantes de
cine. Hay muy buenas películas latinas en estos momentos. Películas valientes,
llenas de contenido, formalmente impecables. El interés por nuestro cine aumenta
y hay que seguir luchando por hacer cada vez mejores películas. La competencia es
dura y esto es muy positivo porque nos hace crecer.
¿Cuál fue el feedback del público internacional?
Es difícil saberlo pero, por los comentarios que nos llegaron, pienso que la recibieron
como una película honesta y sin distancias. Toca temas muy humanos y fácilmente
reconocibles. Durante la película somos testigos de cómo unos personajes se
van desnudando poco a poco hasta mostrarnos su fragilidad más absoluta, y,
afortunadamente, las corazas de aquel espectador que se deja atrapar por la película,
se derrumban también, y el viaje emocional de los protagonistas pasa a ser suyo.
Además, es una película hermosa de ver, y tiene tantas capas de lectura que cada
quién puede hacerla suya. Hay espectadores que han sentido la película como un
“regalo vital”, como un “bálsamo de esperanza” que se llevan a sus casas, y esto
es el mayor de los halagos para mí. La película ha sido premiada por el público en
Montreal, y también por el público en España, y espero y deseo que también
conecte con su público originario, el venezolano.
Hay espectadores que han sentido la película como un “bálsamo de esperanza”
La actriz ganadora del Goya interpreta a Martina