Página 12 - Revista Entertainment 199- Abril 2016

Versión de HTML Básico

ESPECIAL
12
PELÍCULA DEL MES
Estamos ante una película sorprendente en varios sentidos. No solo por la definición de
sus personajes y por la evolución de su insólita historia, sino por las metáforas que
construye para referirse a un mundo de desigualdades e injusticia. Los perros de la ira
(también titulada en otros países Dios blanco o Hagen y yo), dirigida por el húngaro
Kornél Mundruczó, es una mezcla de film de acción, alegoría política y cine fantástico
alrededor de la solidaria relación de Lili, una niña de 13 años, y su mascota, Hagen, un
perro al que su padre deja a su suerte en la calle.
La trama se sitúa en Budapest, en un tiempo indeterminado, cuando una nueva ley da
preferencia a los perros de linaje e impone un impuesto desmedido a las razas cruzadas.
Como el pobre Hagen, quien lucha por sobrevivir no solo al abandono familiar sino
también al acoso institucional, mientras Lili hace todo lo posible para reencontrarse con
su mejor amigo. Comienza, entonces, una revolución canina de consecuencias
impredecibles. El film ganó el premio de la sección Una Cierta Mirada en el Festival de
Cannes de hace dos años, y fue la selección de Hungría para el Oscar.
Actor, guionista y realizador, Mundruczó es considerado el más interesante de los
directores de su país en la actualidad. Sus películas previas han sido galardonadas en
distintos festivales europeos. Con Los perros de la ira da un giro importante en su
filmografía al convertir una historia de rebeldía animal en una alegoría de las relaciones
de dominación entre los seres humanos. Opresores y oprimidos. Narra su historia con
un tono poéticamente dramático, gracias a la sugerente fotografía de Marcell Rév y la
imponente música de Asher Goldschmidt. Desde la primera escena en una Budapest
nocturna, solitaria y silenciosa en la que Lili aparece en su bicicleta buscando a Hagen
se define el carácter de su historia. Una manada de perros enfurecidos es apenas el
preámbulo de esta rebelión contra un orden establecido autoritario e injusto. Una fábula
sobre la crueldad humana.
La trama se desarrolla de forma compleja. Es fundamental la relación que se teje entre
esa niña y el perro que guía a la manada enfurecida que primero gruñe, después ladra
y luego mata. Los perros buscan venganza por el maltrato sufrido: es una revolución de
oprimidos. Los humanos responden con más crueldad, menos la niña, víctima de su
propio entorno familiar. La película va del drama al suspenso, del terror al melodrama,
de la poesía a la melancolía. Un registro de situaciones muy heterogéneas pero muy
bien armadas.
Las actuaciones de Lili Zsófia Psotta como la pequeña Lili y de Sándor Zsótér como su
padre Daniel son esenciales para transmitir el conflicto dramático del film. Pero la
verdadera ‘actuación’ se halla en Hagen Luke y Body, responsables del personaje
Hagen, tan importante como los humanos. La coordinación de los animales es
reveladora de sus dotes ‘interpretativas’. Define una atmósfera de cólera colectiva
capaz de arrasar con todo lo que se le interponga en su venganza.
Los perros de la ira sorprende de secuencia en secuencia, en un experimento narrativo
poco común que expone la dimensión del drama universal de la discriminación. Una
película sobre los derechos de los seres vivos.
Revolución Canina
Alfonso Molina
LOS PERROS DE LA IRA
(FEHÉR ISTEN), HUNGRÍA, ALEMANIA Y SUECIA, 2014.
DIRECCIÓN:
KORNÉL MUNDRUCZÓ
GUIÓN:
KATAWÉBER, KORNÉL MUNDRUCZÓ Y VIKTÓRIA PETRÓNYI
PRODUCCIÓN:
MARYSE ALBERTI
FOTOGRAFÍA:
MARCELL RÉV
MONTAJE:
DÁVID JANCSÓ
MÚSICA:
ASHER GOLDSCHMIDT
COORDINADORA DE ANIMALES:
TERESA ANNMILLER
ELENCO:
LILI ZSÓFIA PSOTTA, HAGEN LUKE Y BODY,
SÁNDOR ZSÓTÉR, SZABOLCS THURÓCZY, LILI MONORI, KÁROLY ASCHER
DISTRIBUCIÓN:
GRAN CINE